Entrevista en El Correo

Entrevista en El Correo

¡Hola familia Tximeleta! Espero que la semana os esté yendo fenomenal. Yo estoy con las pilas muy cargadas y con muchas ganas de trabajar en este maravilloso proyecto. ¿Por qué? Pues nada y más y nada menos porque el pasado domingo aparecí en el periódico El Correo, donde Iratxe Bernal, autora del artículo, me entrevistó para redactar un artículo que no puede encantarme más. Aprovecho una vez más para agradecerle su trabajo y por supuesto a Rosa de Flores Elorz por dejar que me hicieran esta foto tan bonita en su local (aunque se me nota la carita de enferma), ¡GRACIAS!

Os he contado anteriormente como acabé por decidirme a montar mi negocio como Wedding Planner pero está claro que cuando las palabras salen de un profesional el resultado es mucho más elegante y adecuado. Siempre hemos oido eso de es que yo soy de letras así que los números… pues bien, yo soy al contrario… soy de ciencias así que lo de escribir no es para nada lo mío. Por eso os dejo su artículo para que me conozcáis un poquito mejor. ¡Espero que os guste tanto como a mí!

 

:: IRATXE BERNAL

Irantzu busca novios. Así, enplural, que en singular ya tiene uno y no lo cambia. Busca novios y novias, porque lo suyo es organizar bodas. Irantzu es ‘wedding planner’, un término nuevo para una profesión que también es nueva. Pero es que las bodas de hoy no tienen nada que ver con las de no hace tanto. Ahora hay barra libre para la imaginación, para la personalización, para el detalle… Y no está demás que todo pase antes por el ojo de un experto que se asegure de que todo casa. Es ‘el día B’ y, en principio, sólo pensamos hacerlo una vez, ¿verdad?

Así, Irantzu pasa sus días entre flores, lazos, guirnaldas… Tan lejos todo de lo que hubiese sido su entorno laboral si hubiera podido, como quería de pequeñaja, seguir los pasos de ama. «Mi madre es enfermera y yo hice el bachillerato sanitario pero no podía ver la sangre. Ni podía ni iba a poder. Me di cuenta de que tendría que dedicarme a otra cosa, que ahí no estaba mi camino», recuerda. Y pensando precisamente en caminos y en lo mucho que le gusta viajar optó por estudiar Administración y Dirección de Empresas «porque es una profesión que se puede ejercer en cualquier parte. El mundo es muy grande y empresas hay en todas partes».

Como las matemáticas siempre se le dieron bien, terminó la carrera sin problemas. Ni problemas ni entusiasmo –«lo mejor fue el año de Erasmus en Suecia», resume–, pero aún así, decidió completar su formación con un máster en comercio exterior en Barcelona. «En ese momento, cambiar de rama y dedicarme a otra cosa no me convenció, me pareció que me hacía perder mucho tiempo. Quién me lo iba a decir hoy», subraya.

Allí logró su primer empleo. En Reckitt Benckiser nada menos, que puede no sonarnos, pero si decimos que es la dueña de Air Wick, Calgon, Clearasil, Dr. Scholl’s, Durex, Finish, Strepsils, Vanish, Veet o Woolite… «Era un buen sitio para trabajar, aunque seguía sin verme ocho horas diarias frente al ordenador y, tengo que reconocer, que estar fuera de casa se me hacía muy duro. El mundo es muy grande… pero como en casa…», ríe hoy acordándose de sus propios argumentos.Foto de mi aparición en el periódico El Correo

Aquí logró un par de empleos, pero las malas condiciones laborales y la falta de reconocimiento de algunos jefes acabaron por rematar su débil vocación. Y en esas estaba, pensando que esta vez sí tenía que cambiar algo, cuando acudió a una boda y vio la luz. «Me gustaron todos los detalles que había preparado la ‘wedding planner’ y me gustó lo agradecida que le estaba la familia por haberles ayudado a disfrutar de un día tan bonito», sentencia. Ya está. Esto es lo que quiero hacer.

Ni corta ni perezosa pidió el contacto de la profesional para que le aconsejara cómo formarse. «Me ayudó muchísimo porque hay miles de cursos y no sabes en manos de quién te pones. Yo hice dos, uno más teórico y otro ya más práctico en el que te mandaban salir a la calle a buscar proveedores casi desde el primer día: fotos, flores, recordatorios…», enumera. Y aunque al principio le pesaba la vergüenza, se tiró de cabeza. Que hay que ir a una feria a ofrecerse, pues se va, que sarna con gusto…

Una persona resolutiva

«Lo disfruto incluso cuando todo se vuelve caótico», ríe recordando aquella boda en que el retraso de la maquilladora trastocó todo lo planificado y el viento decidió amenizar la espera al novio y los invitados recolocando el arco de flores de la entrada a su aire. «No pasa mucho, pero es verdad que a veces tienes que ser resolutiva. Pero, bueno, a mí me encanta trabajar bajo presión», insiste.

Y mira tú que bien, porque al final de eso se trata, de quitar presión a los novios. «Hay gente que se agobia muchísimo, que busca fotógrafo hasta dos años antes porque se empeña en contratar a los mismos profesionales que ha visto en las cuentas de Instagram de algunas ‘wedding planners’ muy conocidas. Y claro, si se encuentran con que esas personas ya tienen la fecha ocupada se vienen abajo o pretenden casarse de acuerdo a la agenda de terceros. Mi trabajo es hacerles ver que hay otros fotógrafos, diseñadores o restaurantes muy buenos a su disposición», dice vehemente.

Eso, y hacer que la inversión luzca. Porque una boda puede ser muy romántica, muy idílica, muy bonita… Y muy cara. «Esa es la primera idea que hay que desterrar. Un buen profesional sabe sacar chispas al presupuesto y sabe dónde merece la pena gastar el dinero. Se puede organizar una boda estupenda de forma bastante modesta y lograr sin embargo que refleje perfectamente la personalidad de la pareja, que de eso se trata; de que sea su día», remarca.

 

No me cansaré de darle las gracias por el artículo, y a vosotros, pareja de prometidos, espero tener noticias vuestras muy prontito y que empecemos el viaje hacia vuestro Día B. ¡Os deseo una muy feliz semana y que seáis muy muy felices!

 

hola@tximeletaweddings.com

634 413 760

 

 

 

2018-01-23T11:31:13+00:00

Leave A Comment